El tubo gástrico también conocido como gastrectomía vertical es una sencilla intervención destinada a la pérdida de peso. Se realiza a través de una operación quirúrgica restrictiva muy efectiva con la que el paciente obtendrá unos resultados definitivos y muy poco tiempo de recuperación.

¿En qué consiste el procedimiento sleeve o manga gástrica?

Este tipo de intervención se hace con cirugía laparoscópica con la que se lleva a cabo la separación y la extracción de una parte del estómago. Nuestros cirujanos practicarán una resección de la zona más laxa del estómago con una herramienta grapadora-cortadora mecánica de última tecnología.

La clave de esta técnica está en que conseguimos disminuir la amplitud del estómago de una manera permanente en un 80% y la parte que se extirpa es la que se encargaba de producir la hormona que provoca el apetito (la hormona ghrelina), con lo cual la sensación de hambre que a partir de entonces experimenten nuestros pacientes será mucho menor.

GraficasGastrectomia_750x3502

 

¿Para qué pacientes está indicado este procedimiento?

  • El perfil de masa corporal suele estar entre 35 y 45.
  • Aquellos pacientes a los que no les ha servido la banda gástrica.
  • Adolescentes, evitando hacerles una cirugía de mayor agresividad.

Este tipo de intervención está indicada para ese tipo de pacientes que no pueden evitar caer en las tentaciones culinarias y tienen un perfil de dietas más desordenadas.

El peso que suelen perder los pacientes que se someten a esta intervención está estimado en un 70% del sobrepeso en un año.

¿Qué tipo de ventajas ofrece el Tubo gástrico?

  • Esta intervención requiere de un corto periodo de hospitalización de entre dos y tres días.
  • La brevedad del tiempo de recuperación (aproximadamente diez días)
  • Controlar el hambre con un normal funcionamiento del estómago y del intestino, sin problemas de malnutrición después de la cirugía.


El resultado esperado es un estómago de menor tamaño, con forma de tubo y menos laxo, dejando una rápida sensación de saciedad al ingerir menos alimentos.

Postoperatorio

Después de la intervención que dura aproximadamente dos horas, la recuperación es muy rápida. Una vez pasados los primeros ocho días el paciente podrá volver a su rutina habitual evitando hacer grandes esfuerzos físicos. Un mes después sí podrá realizar estos esfuerzos e incluso practicar deporte. Lo más importante es adaptarse a las nuevas cantidades en la dieta ya que al ser una técnica de carácter restrictivo habrá que reducir lo que se come. Al principio necesitará suplementos vitamínicos y llevar un control a cargo de nuestro equipo de especialistas durante los primeros meses.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone