ImagenesFacial_750x350_NOV159_Vitaminas

El envejecimiento de la piel es un proceso degenerativo que se caracteriza por la pérdida de elasticidad, tono, tersura y firmeza, problemas que están ocasionados por el adelgazamiento que sufre la epidermis y la dermis con el paso del tiempo. Para paliar estos efectos, los tratamientos con vitaminas bioestimulantes han demostrado ser muy eficaces.

¿Qué tipo de vitaminas son?

Las vitaminas bioestimulantes que se utilizan en el tratamiento son una estudiada mezcla de vitaminas, aminoácidos, oligoelementos y ácido hialurónico que estimulan la función cutánea, favorecen la creación de colágeno, elastina y otras sustancias que refuerzan la estructura de la piel.

¿En qué consiste la infiltración de vitaminas? ¿Es dolorosa? 

El tratamiento con vitaminas bioestimulantes consiste en infiltrar la mezcla escogida en la epidermis y en la capa superficial de la piel del rostro mediante inyecciones.

La duración de la aplicación es de unos 30 minutos y los enclaves preferidos son la cara, el cuello y el escote:

  • Primero se desmaquilla y se limpia la piel. Una vez esté limpia en algunos casos se aplica sobre ésta una crema anestésica que empezará a hacer efecto a los 15 minutos. Así se consigue que las infiltraciones no produzcan dolor sino tan sólo una leve molestia.
  • El siguiente paso es desinfectar la zona donde se vaya a realizar el tratamiento.
  • Con una pequeña aguja se inyecta el cóctel de vitaminas en pequeños surcos de la epidermis.
  • Después solo queda volver a desinfectar y la sesión habrá finalizado.

Vitaminas bioestimulantes

¿Qué resultados se consiguen con el tratamiento de vitaminas inyectables? 

El tratamiento con vitaminas consigue restaurar la vitalidad cutánea, devolviéndole elasticidad, tersura y luminosidad a la piel. También reactiva las funciones celulares, mejora la microcirculación vascular, reconstruye, repara y reafirma tejidos y favorece del drenaje de las toxinas que se acumulan en el rostro.

Uno de los objetivos principales de este tratamiento es el de aportar a la piel la materia prima necesaria para que pueda generar de forma natural colágeno y elastina, que tienen una función primordial a la hora de prevenir y retrasar la aparición de arrugas.

Las vitaminas bioestimulantes consiguen restablecer y mantener la hidratación de la piel, le devuelven su tono y vitalidad, y actúan eliminando y previniendo la aparición de arrugas, marcas de expresión y otros signos de envejecimiento.

¿Cuándo se empiezan a notar los resultados? ¿Y cuánto tiempo se mantiene? 

Como norma general, son necesarias unas 5 sesiones, dependiendo de las características de cada paciente, aplicadas en intervalos de 15 días, para ver el efecto. La clave de la dosis adecuada a cada paciente la tienen los médicos, por eso es imprescindible ponerse en manos de un especialista.

La frecuencia de los tratamientos depende de varios factores como son la edad, el tipo de piel que se tiene, los hábitos de consumo y salud de cada paciente (tabaco, alcohol…) pero si tenemos que establecer una media, 2 tratamientos al año suelen ser una frecuencia óptima para conseguir buenos resultados.

Si quieres saber más sobre nuestra oferta de vitaminas bioestimulantes no dudes en consultar a nuestros especialistas. Te atenderán de manera personalizada sin compromiso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone